el fondo de la cazuela

Prácticas recetas de cocina

El chocolate caliente es un excelente aliado en invierno para mantener el calor corporal. El agregado de especias le brinda ese sabor extra, tan rico.

Ingredientes

  • 1 litro de leche
  • 200 g de crema de leche
  • 1/2 rama de canela
  • 1 clavo de olor
  • 2 semilas de cardamomo
  • 1/2 estrella de anís
  • 1 moneda de jengibre
  • 200 g de chocolate semi-amargo, rallado
  • 2 cucharadas de mil
  • 1/2 chile sin semillas

Chocolate caliente especiado

Preparación

  1. Colocar en una cacerola la leche
  2. Agregar todas las especias, incluyendo el chile
  3. Llevar al fuego hasta que rompa el hervor
  4. Dejar reposar durante 5 minutos y luego colar
  5. Agregar la crema de leche
  6. Volver a calentar
  7. Antes que rompa el hervor agregar el chocolate y la miel
  8. Dejar reposar unos segundos
  9. Revolver y servir, bien caliente
archivado en como cocinar

A finales del siglo XVII, Hans Sloane estuvo en Jamaica y se enamoró del método que utilizaban en las Islas del Caribe para hacer chocolate caliente. La mezcla consistía en cacao puro con agua caliente, aunque Sloane añadió leche caliente antes de presentarlo ante la aristocracia de Inglaterra.

La historia detrás del chocolate caliente

Para entender completamente la magia detrás del chocolate caliente especiado, es interesante recordar su origen.

A finales del siglo XVII, Hans Sloane (médico, naturalista y coleccionista irlandés) estuvo en Jamaica y se enamoró del método que utilizaban en las islas del Caribe para hacer chocolate caliente. Naturalmente, la mezcla original consistía en cacao puro con agua caliente; pero Sloane añadió leche caliente antes de presentarlo ante la aristocracia de Inglaterra.

Desde entonces, esta bebida se ha diversificado y ha evolucionado, dando lugar a variantes como el chocolate caliente especiado que conocemos hoy en día.

El toque especial que brindan las especias

Las especias son el ingrediente secreto que eleva el chocolate caliente a un nivel superior y es que cada especia aporta su propio sabor y aroma, creando una sinfonía de sabores en tu taza.

La canela, por ejemplo, agrega un toque cálido y ligeramente dulce, mientras que el clavo de olor aporta una nota picante y terrosa.

El cardamomo, por otro lado, aporta un toque cítrico y picante, la estrella de anís un sabor anisado y la semilla de jengibre un toque fresco y picante.

Todo esto se combina con el chocolate semi-amargo para lograr una armonía perfecta entre el dulce y el picante.

Navegación

Recetas relacionadas

Esta versión de la clásica focaccia eleva el sabor mediterráneo a otro nivel ya que permite combinar el sabor de las olivas con el salame.
Esta receta de tarta de manzanas combina la suavidad de una masa casera con el dulzor natural de las manzanas y un toque especial de canela
Un delicioso budín inglés preparado en casa con frutas y nueces, ideal para una merienda

ingredientes de esta receta

Lista general de ingredientes de las recetas de este sitio web